La venta de una casa, de tú casa, no es una operación económica más. Hablamos de la que probablemente sea la transacción más importante que vas a realizar en tu vida y que conlleva no solo implicaciones económicas, sino que también una importante carga emocional que has de saber gestionar.

Vender tu casa puede llevar mucho tiempo y ser un desafío emocional, especialmente si nunca lo ha hecho antes. A veces puede parecer una invasión de la privacidad porque los extraños entrarán en tu casa, abrirán tus armarios y hurgarán. Criticarán el lugar que probablemente se haya convertido en algo más que cuatro paredes y un techo para ti y, para colmo, te ofrecerán menos dinero del que crees que vale tu casa.

Sin experiencia y con una transacción compleja y emocional en tus manos, hay algunos errores que inevitablemente vas a cometer, aunque pienses que vender por tu cuenta quizás sea más “económico”. No olvides que desconoces por completo el mercado y que quizás la venta te traiga, además de quebraderos de cabeza, una menor rentabilidad por ese desconocimiento. Si a esto le sumamos la compra de otra casa y la mudanza, puede resultar francamente exasperante. Entonces, llega el momento en el que te planteas ¿vendo mi casa con la ayuda de un agente inmobiliario?

Vender tu casa solo o con la ayuda de un profesional es la cuestión más importante que como propietario debes tomar después de haber decidido vender tu casa. Ninguna opción es perfecta, todo tiene sus pros y sus contras. A continuación, los repasamos para que puedas valorar qué opción es mejor para ti. Es fundamental que hagas esta reflexión y dediques un tiempo a conocer la verdadera realidad de vender una casa y analizar pros y contras de hacerlo con el servicio de un agente inmobiliario.

 

pros-y-contras-de-vender-tu-casa-con-un-agente-inmobiliario_

Contras de vender tu casa con un agente inmobiliario

  • La preocupación más generalizada de los particulares que no quieren trabajar con un profesional es que visualizan sus honorarios como un gasto. Los servicios de un representante en una operación inmobiliaria suponen aproximadamente un 5% del precio de la vivienda. Esa cantidad incluye su asesoramiento, la gestión de los interesados, su trabajo en la negociación y la inversión en la publicidad y difusión del inmueble.

 

  • Una circunstancia muy habitual que aleja a los propietarios de trabajar con un agente inmobiliario es que la parte inicial de su trabajo es aterrizar al vendedor a la dura realidad del mercado. Poner sobre la mesa el precio real y de las exigencias de mercado inmobiliario, suele generar desilusión. A todos nos encanta nuestra casa, aunque vayamos a venderla.

 

  • Pierdes el control absoluto de la venta de tu casa. Si eres un obseso del control o muy meticuloso en tus acciones, quizás no te guste delegar la operación por la sensación de pérdida de control que te puede generar. Una venta inmobiliaria requiere realizar muchísimas tareas y gestiones comerciales que no ejecutarás tú directamente. Cuando vendes tú mismo, tienes el control total del proceso de ventas. No tienes que escuchar las opiniones de nadie sobre cómo comercializará la casa, cómo le pondrás el precio, cómo negociarás, cómo prepararás la casa para la venta o cualquier otra decisión

 

  • “Dedicación exclusiva” a la venta de tu casa Si contratas lo servicios de un agente inmobiliario, sabes que éste no se dedicará solo a la venta de tu casa, pues cuenta con más inmuebles en cartera que ha de vender. Por el contrario, cuando vendes tu propia casa, “puedes dedicar todo tu tiempo y energía disponible a la venta”.  Tener tiempo es solo una ventaja si realmente lo tienes.

 

  • Buena ubicación Si tu casa se encuentra en la carretera principal, en una zona muy comercial o con muchos servicios, tienes la ventaja de que muchas personas se den cuenta de que estás vendiendo tu casa, siempre que tengas una señalización prominente. A su vez, si la ubicación del inmueble es bastante demandada, los potenciales compradores que busquen en la zona preguntarán a su agente también por tu casa. Y es que una buena ubicación logra aumentar drásticamente sus posibilidades de venta, por lo que quizás la ayuda de una gente inmobiliario no sea tan necesaria.

 

  • Equivocarse en la elección del profesional. Este puede ser, seguramente, el mayor de los miedos y de los errores. El Agente inmobiliario que elijas para que te represente en la operación debe generarte total confianza y, además, comprender tus circunstancias y necesidades. Solo así podrá representarte bien. Tómate el tiempo que necesites para estar seguro de que elijes a un verdadero profesional y a una persona con la que te encuentras cómodo. En este sentido, contar con agentes que pertenecen a una marca de reconocido prestigio como es el caso de REMAX, te asegura unos estándares de calidad.

 

 

 

 

Ventajas de vender tu casa con un agente inmobiliario

 

  • Una venta inmobiliaria es una operación compleja con muchas implicaciones legales y financieras por lo que es importantísimo tener seguridad en el proceso. El asesoramiento de alguien que conoce a la perfección el camino, sus fases y sus complicaciones, es una gran ventaja a la hora de afrontar la operación y conseguir el mejor resultado. Pero no hablamos solo de llevara cabo todo el proceso de forma segura, sino de tu propia seguridad personal. Permitir la entrada constante de extraños a tu casa conlleva riesgos, al igual que poner información personal en Internet. Los agentes inmobiliarios tienen un proceso para garantizar tanto su propia seguridad como la de sus clientes.

 

  • Aunque tú adores tu casa, la realidad es que cuando la pones en el mercado es un producto que compite en igualdad de condiciones con el resto de las viviendas a la venta. Su precio, acabados, estado de conservación, fotografías, vídeo, textos descriptivos… todo cuenta para conseguir el mejor precio. Los agentes inmobiliarios son expertos en la puesta en valor del inmueble porque conocen lo que quieren los compradores, lo que la diferencia del resto de oferta y cómo sacar su mejor cara comercial. Al vender una casa, tu objetivo es obtener múltiples ofertas de diferentes partes. Por un lado, como vendedor particular no tienes acceso a todos los potenciales compradores de la vivienda; y por otro, caer en poner un precio de venta elevado hace que sus probabilidades de venta disminuyan. Es fundamental valorar el inmueble a precio de mercado. Un agente inmobiliario profesional sabe cómo comercializar tu propiedad con los compradores adecuados, ponerle un precio competitivo y negociar basándose en las características de tu inmueble. Una de las principales razones por las que los propietarios fracasan en la venta es un precio de venta incorrecto. Sin el asesoramiento de un tasador o un agente competente, valorar una vivienda a precio de mercado es muy complicado, pues no dispones de los conocimientos para llevarla a cabo.

 

  • Llamadas a cualquier hora, emails, dudas técnicas, cuestiones legales, disponibilidad para hacer visitas… La gestión de los interesados requiere mucho tiempo, paciencia, conocimientos y dedicación que lo más normal es que tú no estés en disposición de ofrecer. Es fundamental saber negociar y gestionar las ofertas con los compradores particulares o sus propios agentes, y esto solo lo sabe hacer de forma correcta un buen agente inmobiliario. El ya sabe por dónde van tirar los potenciales compradores, de dónde y los motivos por los que querrán hacer alguna rebaja al precio de venta y lo más importante, el está preparado, acostumbrado y formado para rebatir esas objeciones. Tú, no.

 

  • Ayudar a los compradores a conseguir financiación es también un servicio de valor para que la operación llegue a buen puerto y si contratas los servicios de un agente REMAX, podemos ayudar a que el comprador interesado tenga más facilidad para acceder a la financiación. Y es que, REMAX tiene acuerdos con las principales entidades financieras en España, pudiendo lograr, a través de nuestra división REMAX Finance las mejores condiciones de hipoteca y oportunidades de compra. ¿Podrías ayudar tu mismo al acceso a financiación de tu potencial comprador?

  • El comprador, aunque quiera la vivienda, buscará (y encontrará) argumentos para ajustar el precio a la baja. Tener nociones de negociación y conocer el mercado de manera profesional es lo que se necesitas para no tomar la situación como algo personal, rebatir con argumentos y poner en valor el precio marcado.

 

  • Comercializar una casa no es tarea fácil, especialmente si no cuentas con una red de agentes y agencias que puedan ayudarte a distribuirla entre potenciales compradores Puedes publicar tu propiedad en muchos portales inmobiliarios sin mucho esfuerzo. Pero también pueden hacerlo todos los demás propietarios particulares. Un buen plan de marketing asegura que tu anuncio destaque y llegue a los potenciales compradores de tu vivienda. Evidentemente, un agente también publicará tu vivienda en los portales inmobiliarios, pero también la dará a conocer entre todos sus compañeros de red, si trabaja en una red de franquicias, la compartirá en la bolsa de inmuebles compartidos MLS y también la dará a conocer entre el resto de inmobiliarias multiplicando enormemente las posibilidades de localizar al comprador ideal. Y es que, tu agente puede llegar a personas a las que tu vendiendo por tu cuenta jamás llegarías, además de una manera que es mucho más atractiva que con un anuncio más en un portal inmobiliario.  Además, los mejores agentes inmobiliarios tienen sus propios sitios web, a lo que se suma la propia Web de la agencia para la que trabaja. Jamás podrás llegar a anunciar tu casa ni llegar a un público tan numeroso como lo haría un agente inmobiliario, lo que hace que el vender por tu cuenta reduzca enormemente el número de interesados.

 

  • Vender por tu cuenta en un trabajo muy duro Si quieres hacer un trabajo decente y efectivo en la venta de tu casa, deberás dedicar una cantidad considerable de tiempo a la venta. Tu casa necesita ser inspeccionada, reparada según sea necesario (pero solo reparaciones que harán que la venta sea mejor), fotografiada, grabada, publicada y visitada. Cuando consigas compradores interesados, deberás estar disponible para contestar sus llamadas telefónicas, mostrar la casa cuando estén disponibles y deberás negociar un buen precio. Mucha gente vende sus propias casas. Pocos lo hacen bien, por lo que debes estar preparado para trabajar. No olvides que tu agente REMAX se encarga de todo este proceso y de ayudarte a evitar el estrés y la preocupación en una operación de estas características. Los agentes REMAX conocen a la perfección el proceso de venta de una propiedad y lo tienen perfectamente protocolizado para evitar incertidumbres y preocupación de tu parte. 

 

  • Incluso aunque pongas todo tu tiempo, trabajo y esfuerzo, no podrás reemplazar la labor de un agente inmobiliario Vender una casa sin la ayuda, el soporte y servicio de un agente inmobiliario no es una tarea fácil. Puedes tener todo el tiempo libre del mundo y puedes dedicarlo plenamente a vender tu casa, pero no podrás hacer muchas cosas con el mismo nivel de habilidad y conocimiento que un asesor inmobiliario. Un agente no necesita dedicar cada hora del día a vender su casa porque es eficiente, tiene experiencia y puede elegir qué hacer y cuándo con precisión. No olvides que eres nuevo en esto de la venta de una casa, lo que significa que cada paso tendrá una curva de aprendizaje y no tendrás la oportunidad de practicar, fallar y mejorar, para alcanzar el nivel de un profesional.

 

  • Necesitas cualificar y calificar al comprador Si tienes la suerte de encontrar un comprador por tu cuenta, deberás asegurarte de que esté realmente calificado para comprar. Uno de los problemas de la venta por propietario es no tener ninguna habilidad para determinar las calificaciones de un comprador. Seguro, quizás esté pensando que todo lo que necesitas saber es si tiene la posibilidad de que le concedan una hipoteca. Existe una gran diferencia entre ser pre-aprobado para una hipoteca y tenerla concedida; además el potencial comprador deberá conocer todos los gastos extra a los que tendrá que hacer frente para la compra del inmueble y que en muchas ocasiones también tu desconoces.

 

  • Necesitas tener conocimientos legales. Cada provincia tiene sus propias leyes y regulaciones relacionadas con la venta de una casa. Debes informarte sobre lo que se te exigirá como vendedor y debes preparar toda la documentación necesaria para realizar una transacción inmobiliaria. Unos conocimientos, que sin embargo un agente inmobiliario si posee

 

  • Plazos y fechas límites a seguir límite a seguir. Los entresijos legales de las transacciones inmobiliarias pueden dificultar el camino de la venta por parte del propietario.

 

¿Necesito a un agente para vender mi casa?

 

Tras analizar los pros y los contras de vender tu casa con aun agente inmobiliario, seguro que te has dado cuenta que lo más seguro para obtener buenos resultados es contar la ayuda, el soporte y la profesionalidad de una gente inmobiliario. Y es que, incluso los aspectos que pueden llegar a parecer más negativos para contratar los servicios inmobiliarios de un agente, no lo son, pues nos hacen darnos cuentas de la verdadera utilidad de su trabajo.

Te ponemos ejemplos:

  • Honorarios del agente inmobiliario. Si bien, a simple vista parece que tu operación de venta será más beneficiosa al no tener que hacer frente a los honorarios de un agente por los servicios prestados, esto puede volverse en tu contra. Y es que,  aunque no tendrás que pagar los honorarios de agente, es probable que no obtengas un precio tan alto por tu casa como lo haría si trabajaras con un profesional. Además. los agentes trabajan a resultados, por lo que el riesgo no existe. Solo recibirán sus honorarios si consiguen vender la propiedad.

 

  • Pese a que tu eres quien ejercer todo el control de la venta de tu casa ¡todo depende de ti! Si bien no escuchas más que tus propias opiniones, estás perdiendo el valioso asesoramiento y la experiencia de un profesional.

 

  • Filtro de potenciales compradores. Te sorprendería saber cuántos curiosos (vecinos, personas que están pensando en comprar en algún momento en el futuro, propietarios que compraron casas recientemente y quieren comparar casas, personas que pasan conduciendo) aparecen cuando ven un anuncio de “En venta”. Para evitar visitas no deseadas, poco prácticas o simplemente con otros intereses, un agente inmobiliario hace previamente un filtro previo sobre las verdaderas intenciones y capacidad de compra del visitante. ¡No dejara ver la vivienda a nadie que no tenga realmente interés y posibilidad d adquirir la casa!

 

  • Idealmente, tienes mucho tiempo libre para dedicar a la comercialización de tu casa. Ten en cuenta que has de mostrarla en cualquier momento del día y hasta bien entrada la noche, y estar disponible para hablar con los compradores en cualquier momento que llamen. Tener tiempo es solo una ventaja si realmente lo tienes. Si trabajas durante el día o la noche cuando los compradores potenciales quieren ver la casa y no estás disponible, será aún más difícil venderla por el propietario.

 

  • Contar con una buena ubicación, como comentábamos es un valor añadido para vender tu casa por tu cuenta, pues facilita la misma. Sin embargo, muchas veces pierdes dinero, pues no tienes el conocimiento suficiente para hacer una buena valoración de dicha ubicación. solo una gente inmobiliario está capacitado para hacer una correcta valoración de un inmueble. Una valoración se basa en varios factores, incluidas las características y la ubicación de tu propiedad, los precios de venta recientes de casas similares en ese área, las tendencias del mercado y el estado de conservación de la vivienda, entre otros. El agente analiza todos estos aspectos y te presenta un informe de valoración con el precio de mercado de tu casa.

 

Vender tu casa es una de las operaciones más importantes que harás en tu vida financiera ¿Quieres obtener buenos resultados? Contacta con nosotros a través de este link https://vendermicasa.remax.es/contacta/

 

 

 

Vendemos tu casa

Déjanos tus datos y contactaremos contigo.

* Campos obligatorios