Comprar o vender la mitad o un porcentaje de una propiedad, puede parecer algo poco común, pero lo es, y mucho más de lo que parece. Es algo tan sencillo como el hecho de que una propiedad cuenta con más de un propietario y uno de ellos quiere comprar o vender su parte.  Divorcios, separaciones o herencias entre hermanos o primos son los casos más comunes que requieren la necesidad de comprar o vender la mitad o cualquier otro porcentaje de una vivienda, pues son los casos más comunes de condominios o copropiedad.  También es posible que el bien no se divida, pero tenga varios propietarios con una cuota de propiedad. Es lo que se conoce como comunidad de bienes.

Si te encuentras en esta tesitura o simplemente es un tema que te llama la atención, sigue leyendo porque en este post aclaramos todas tus dudas.

Se_puede_comprar_o:vender_laMitad_de_una_propiedad

¿Es posible comprar o vender solo una parte de una propiedad?

Hemos hablado de la asiduidad de esta necesidad, pero aún no te hemos dado respuesta la pregunta y la respuesta es sí. Sí se puede comprar o vender la mitad o cualquier otro porcentaje de un inmueble.

En este caso, los propietarios actuales (copropietarios) pueden acordar entre ellos la venta de una porción de la propiedad a un tercero o venderla a uno de los copropietarios.  También existe la opción de que puedas comprar esa mitad o porcentaje de una propiedad a uno de sus copropietarios con independencia de adquirir el resto de las partes. Existen empresas que se dedican a ello, aunque siempre lo más normal es que uno de los copropietarios adquiera esa otra mitad o porcentaje.

 

Sin embargo, es importante tener en cuenta algunos aspectos legales y prácticos:

 

Consentimiento de los copropietarios: todos los copropietarios deben estar de acuerdo con la venta de una porción de la propiedad. Si uno de ellos no está de acuerdo, la transacción puede ser complicada o incluso imposible.

 

División de la propiedad: antes de realizar la venta, es recomendable definir claramente la porción de la propiedad que se está vendiendo. Esto podría implicar una subdivisión legal del terreno o la estructura, dependiendo de la legislación local.

 

Documento legal: la transacción debe ser formalizada a través de un contrato de compraventa u otro documento legal que especifique claramente la porción de la propiedad que se está vendiendo, el precio acordado y otras condiciones relevantes.

 

Registro de la nueva propiedad: después de la venta, se debe realizar el proceso de registro correspondiente para reflejar el cambio de propiedad en los registros legales.

 

¿Cómo vender la mitad de una casa?

Existen principalmente dos vías para ello:

  • Vendérsela al otro copropietario por un importe acordado. Uno de los propietarios se queda con la totalidad o la parte de otro de los propietarios. Esta es la opción más común y la que suele llevarse a cabo en separaciones, divorcios e incluso entre herederos de una misma propiedad.  En este caso, se produciría la extinción del condominio. Es decir, que el inmueble dejará de pertenecer a dos o más personas para pasar a uno solo de los copropietarios. Se trata de un proceso notarial distinto de la compraventa. Además, la extinción del condominio se produce dentro de la comunidad de bienes y es fiscalmente más favorable, al no quedar sujeta la operación al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) ni a plusvalía municipal.

 

  • Vender la propiedad a un tercero. Si todos los copropietarios están de acuerdo se vende el inmueble a una persona que adquiriere por tanto la totalidad de la vivienda comprando todas las partes. También se puede vender la vivienda al completo a más de una persona, pasando a ser los nuevos copropietarios. Este es el caso más común de cuando una pareja se divorcia y le vende la propiedad a otra pareja.

 

Pero a veces, no todo es tan fácil y si no se produce acuerdo entre todos los copropietarios, implicaría un proceso judicial llamado división de cosa común, y que hace referencia al derecho de que ninguna persona puede estar obligada a permanecer en una comunidad de bienes. El resultado más común de este proceso es una subasta y, en este caso, lo más probable es que el importa que recuperen las partes sea inferior al de una venta tradicional.

En ambos casos, los trámites son los mismos: formalización de la operación ante notario en el que se refleje el consentimiento de todas las partes y reflejar en el registro de la propiedad el cambio de titularidad de la vivienda.

Te hacemos un resumen de las fases generales que implica vender la mitad o un porcentaje de una vivienda

Acuerdo entre copropietarios:

Todos los copropietarios deben estar de acuerdo en vender la mitad de la propiedad. Es posible que necesiten consultar a un abogado para redactar un acuerdo entre ellos, estableciendo los términos de la venta, incluyendo el precio, plazos y otras condiciones relevantes. Un profesional inmobiliario también puede ayudarte a llegar a estos acuerdos.

Valoración de la propiedad

Es importante determinar el valor de la mitad o proporción de la casa que se va a vender. Esto podría implicar una tasación profesional y la ayuda de un profesional inmobiliario.

Buscar un comprador

Sin duda, es en este aspecto en el que un agente REMAX te será de gran utilidad, dada la base da datos de compradores con la que cuenta.

Negociación de términos

Una vez que haya un comprador interesado, se deben negociar los términos de la venta, incluyendo el precio, plazos de pago y otros detalles. Una vez más, la profesionalidad de un agente inmobiliario es vital.

Contrato de compraventa

Se debe redactar un contrato de compraventa que especifique claramente la porción de la propiedad que se está vendiendo, el precio acordado y cualquier otra condición importante. Si optas por hacer esta operación con un agente REMAX, el también se encargará de este trámite.

 

Registro de la transacción

Después de la venta, se debe realizar el proceso de registro correspondiente para actualizar los registros legales y reflejar el cambio de propiedad.

 

¿Cómo comprar la mitad o parte de una casa?

La respuesta a esta pregunta es sencilla y compleja a la vez:  “solo” es necesario llegar a un acuerdo con la parte vendedora. Pero es importante que tengas esto en cuenta.

  • Si se lleva a cabo mediante la extinción del condominio, no estarás sujetos a ITP y la parte vendedora no deberá abonar plusvalía municipal.
  • Si se lleva a cabo mediante compraventa, estarás sujeto a ITP (entre el 6 y el 11 por ciento). El vendedor deberá abonar la plusvalía municipal.

 

Te hacemos un resumen de las fases generales que implica comprar la mitad o un porcentaje de una vivienda

Acuerdo con el propietario actual

Primero, necesitas llegar a un acuerdo con el propietario o copropietarios de la casa que deseas comprar. Asegúrate de discutir y acordar los términos de la venta, incluyendo el precio, la forma de pago y cualquier otra condición relevante.

Valoración de la propiedad:

Es importante determinar el valor de la mitad de la casa que estás comprando. Un agente inmobiliario pueda ayudarte a valorar correctamente el importe que debes pagar por la adquisición.

Contrato de compraventa

Una vez que hayas llegado a un acuerdo, se debe redactar un contrato de compraventa que especifique claramente el porcentaje de la propiedad que estás comprando, el precio acordado y cualquier otra condición importante. Deja que un profesional inmobiliario te asesore en esta fase para evitar malentendidos.

Financiación (si es necesaria):

Si necesitas financiación para la compra, debes obtener una hipoteca. En este caso, puedes consultar con tu agente REMAX más cercano las condiciones especiales con muchas entidades de las que se benefician nuestros clientes compradores.

Asesoría legal

Se recomienda obtener la asesoría de un abogado.

Inspección de la propiedad

Antes de cerrar la transacción, es aconsejable realizar una inspección de la propiedad para asegurarte de su estado y condiciones. Un profesional inmobiliario te ayuda a hacer esa inspección y verificación.

Cierre de la transacción.

Una vez que todas las condiciones se hayan cumplido y todas las partes estén de acuerdo, se procede al cierre de la transacción. Si lo haces en compañía de un profesional inmobiliario, esta fase te resultará mucho más fácil.

Registro de la propiedad

Después del cierre, se debe realizar el proceso de registro correspondiente para actualizar los registros legales y reflejar el cambio de propiedad. Tu agente REMAX también puede ayudarte en este aspecto

 

¿Y si la propiedad tiene hipoteca?

En ese caso, si uno de los propietarios se queda con el inmueble, el banco tendrá que dar su aprobación y lo más probable es que le obliguen a renegociar la hipoteca y te exija garantías extra.

Si la propiedad la adquiere una persona ajena a los copropietarios, lo más probable es que se venda si hipoteca. Previamente deberás haber cancelado gracias a la liquidez obtenida con la compraventa.

 

Diferencias entre condominio y proindiviso

Nosotros, a lo largo de todo este post hemos utilizado contantemente la palabra condominio, una palabra que guarda mucha relación con el término proindiviso. En un sentido jurídico, no hay ninguna diferencia entre un condominio y un proindiviso. Se trata, en ambos casos, de un bien que tiene varios copropietarios. A nivel jurídico, nunca encontraremos diferencias entre ambos conceptos.

Sin embargo, sí que hay alguna diferencia en lo que se refiere a la naturaleza de la propiedad. Así, en el proindiviso dos o más personas comparten la propiedad de un bien inmueble sin que exista una división física específica entre ellos. Cada copropietario tiene una parte indivisa del todo. Sin embargo, en el condominio, cada unidad es propiedad exclusiva de un propietario individual, mientras que las áreas comunes son compartidas por todos los propietarios.

Por tanto, el proindiviso, no implica necesariamente una división física clara de la propiedad. Los copropietarios tienen derechos sobre la totalidad del bien, pero no se les asigna una porción específica. Mientras que en el condominio existe una clara separación física entre las unidades privadas y las áreas comunes. Cada unidad tiene su propia parcela definida, de ahí que siempre hablemos de condominio a la hora de vender partes de un inmueble, pues esa parte debe de estar claramente definida.

Tal y como has podido apreciar con la lectura de este post, la compra o venta de la mitad u otro porcentaje de una vivienda es posible. Sin embargo, es una operación que conlleva poner de acuerdo a varias personas y tener muy definidos los términos de esta transacción. Si estás en esta situación, contacta con nosotros para facilitarte toda la información que necesites y ayudarte a que la operación sea satisfactoria. Pincha en este link para que te contacte el agente de tu zona https://vendermicasa.remax.es/contacta/

Vendemos tu casa

Déjanos tus datos y contactaremos contigo.

* Campos obligatorios